AYUDAR AL NECESITADO

Hoy me gustaría hacer una reflexión con respecto los momentos tan difíciles por
los cuales nuestro país y el resto del mundo esta pasando.

De todos es conocida la situación angustiosa por la que millones de personas están sufriendo. Muchos buscando en las basuras, otros quedándose sin sus hogares que en su momento con tanta ilusión adquirieron, otros inmigrantes volviendo a sus países cuando vinieron con ilusión buscando un mundo mejor para dar a sus hijos. Me da muchísima pena, como seguro que a ustedes también, ver todo este triste panorama, pero creo que algo podemos hacer cada uno de nosotros. Aparte por supuesto, de llevar consuelo a sus corazones, es compartir con ellos, con el que sabemos que lo pasa mal, con el que está triste por no llegar a fin de mes, por el ancianito que no le llega su pensión y encima tiene que ayudar a sus hijos y nietos. La Palabra de Dios en el libro de Proverbios 3:27-28 dice así: “NO TE NIEGUES A HACER EL BIEN A QUIEN ES DEBIDO, CUANDO TUVIERES PODER PARA HACERLO.
NO DIGAS A TU PRÓJIMO: ANDA, Y VUELVE Y MAÑANA TE DARÉ, CUANDO TIENES CONTIGO QUÉ DARLE”
y también en Gálatas 6:10 dice: “ASÍ QUE, SEGÚN TENGAMOS OPORTUNIDAD, HAGAMOS BIEN A TODOS, Y MAYORMENTE A LOS DE LA FAMILIA DE LA FÉ”.
Por lo tanto es nuestro deber amar y ayudar a quién está a nuestro lado. Nunca podemos saber si a nosotros también nos puede llegar ese momento difícil y deseemos tener la ayuda para seguir adelante.

El Señor Jesús ya nos ha dejado ejemplo de ayudar a otros cuando estuvo en este mundo. No sólo sanó a los enfermos sino que también alimentó a la multitud. En una ocasión a 4.000 personas y en otra a 5.000. (San Mateo 15:32 y San Lucas 9:10-17).

Quiera el Señor que tengamos corazones generosos para compartir y para escuchar, para amar y para servir a todos aquellos que necesiten de nosotros.

Un abrazo para todos y que el Señor les colme de todo bien.

Loli Ramírez

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *