Pasajes de la Biblia sobre Cómo buscar la ayuda de Dios. 1ª Parte

Salmo 5. Plegaria pidiendo protección

Al músico principal; sobre Nehilot. Salmo de David.

1. Escucha, oh Jehová, mis palabras;
    Considera mi gemir.

2. Está atento a la voz de mi clamor, Rey mío y Dios mío,
Porque a ti oraré.

3. Oh Jehová, de mañana oirás mi voz;
De mañana me presentaré delante de ti, y esperaré.

4. Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad;
El malo no habitará junto a ti.

5. Los insensatos no estarán delante de tus ojos;
Aborreces a todos los que hacen iniquidad.

6. Destruirás a los que hablan mentira;
Al hombre sanguinario y engañador abominará Jehová.

7. Mas yo por la abundancia de tu misericordia entraré en tu casa;
Adoraré hacia tu santo templo en tu temor.

8. Guíame, Jehová, en tu justicia, a causa de mis enemigos;
Endereza delante de mí tu camino.

9. Porque en la boca de ellos no hay sinceridad;
Sus entrañas son maldad,
Sepulcro abierto es su garganta,
Con su lengua hablan lisonjas.

10. Castígalos, oh Dios;
Caigan por sus mismos consejos;
Por la multitud de sus transgresiones échalos fuera,
Porque se rebelaron contra ti.

11. Pero alégrense todos los que en ti confían;
Den voces de júbilo para siempre, porque tú los defiendes;
En ti se regocijen los que aman tu nombre.

12. Porque tú, oh Jehová, bendecirás al justo;
Como con un escudo lo rodearás de tu favor

Salmo 57. Plegaria pidiendo ser librado de los perseguidores.

1.Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí;
Porque en ti ha confiado mi alma,
Y en la sombra de tus alas me ampararé
Hasta que pasen los quebrantos.

2. Clamaré al Dios Altísimo,
Al Dios que me favorece.

3. El enviará desde los cielos, y me salvará
De la infamia del que me acosa; Selah
Dios enviará su misericordia y su verdad.

4. Mi vida está entre leones;
Estoy echado entre hijos de hombres que vomitan llamas;
Sus dientes son lanzas y saetas,
Y su lengua espada aguda.

5. Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios;
Sobre toda la tierra sea tu gloria.

6. Red han armado a mis pasos;
Se ha abatido mi alma;
Hoyo han cavado delante de mí;
En medio de él han caído ellos mismos. Selah

7. Pronto está mi corazón, oh Dios, mi corazón está dispuesto;
Cantaré, y trovaré salmos.

8. Despierta, alma mía; despierta, salterio y arpa;
Me levantaré de mañana.

9. Te alabaré entre los pueblos, oh Señor;
Cantaré de ti entre las naciones.

10. Porque grande es hasta los cielos tu misericordia,
Y hasta las nubes tu verdad.

11. Exaltado seas sobre los cielos, oh Dios;
Sobre toda la tierra sea tu gloria.

Salmo 86. Oración pidiendo la continuada misericordia de Dios

Oración de David.

1.Inclina, oh Jehová, tu oído, y escúchame,
    Porque estoy afligido y menesteroso.

2. Guarda mi alma, porque soy piadoso;
Salva tú, oh Dios mío, a tu siervo que en ti confía.

3. Ten misericordia de mí, oh Jehová;
Porque a ti clamo todo el día.

4. Alegra el alma de tu siervo,
Porque a ti, oh Señor, levanto mi alma.

5. Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador,
Y grande en misericordia para con todos los que te invocan.

6. Escucha, oh Jehová, mi oración,
Y está atento a la voz de mis ruegos.

7. En el día de mi angustia te llamaré,
Porque tú me respondes.

8. Oh Señor, ninguno hay como tú entre los dioses,
Ni obras que igualen tus obras.

9. Todas las naciones que hiciste vendrán y adorarán delante de ti, Señor,
Y glorificarán tu nombre.

10. Porque tú eres grande, y hacedor de maravillas;
Sólo tú eres Dios.

11. Enséñame, oh Jehová, tu camino; caminaré yo en tu verdad;
Afirma mi corazón para que tema tu nombre.

12. Te alabaré, oh Jehová Dios mío, con todo mi corazón,
Y glorificaré tu nombre para siempre.

13. Porque tu misericordia es grande para conmigo,
Y has librado mi alma de las profundidades del Seol.

14. Oh Dios, los soberbios se levantaron contra mí,
Y conspiración de violentos ha buscado mi vida,
Y no te pusieron delante de sí.

15. Mas tú, Señor, Dios misericordioso y clemente,
Lento para la ira, y grande en misericordia y verdad,

16. Mírame, y ten misericordia de mí;
Da tu poder a tu siervo,
Y guarda al hijo de tu sierva.

17. Haz conmigo señal para bien,
Y véanla los que me aborrecen, y sean avergonzados;
Porque tú, Jehová, me ayudaste y me consolaste.

images

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *