“La Gloria de Dios”. John Piper. Devocional nº2: Nuestra falla en vivir de acuerdo con el propósito para el cual Dios nos creó.

Nuestra falla en vivir de acuerdo con el propósito para el cual Dios nos creó.

(Transcripción).

Ayer, hablamos de que Dios nos creó para su gloria, y tenemos, por tanto, el deber de vivir para su gloria.

Hoy avanzamos para la mala noticia, que está en Romanos 3:23: “Porque no hay diferencia, pues todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios”. Entonces, Pablo establece la conexión entre el pecado y la gloria de Dios, y él usa esa palabra “destituidos”, que significa literalmente que todos pecaron y carecen de la gloria de Dios, no tienen la gloria de Dios, y quiero cuestionar en qué sentido todos nosotros, pecadores, no tenemos la gloria de Dios. No pienso que se trata esencialmente del hecho de que no soy tan glorioso cuanto debería, algo como “yo no soy un dios, soy apenas un ser humano común”. Antes está ligado a Romanos 1:23, que dice: “ Diciéndose sabios, se hicieron locos y cambiaron la gloria del Dios inmortal por imágenes hechas según la semejanza del hombre mortal”, como la que vemos reflejada en el espejo – es así que me lo imagino.

Entonces, pienso que Romanos 3:23 es explicado por Romanos 1:23, y que la explicación fundamental es que a pesar de que nosotros fuimos hechos para amar la gloria de Dios, estar satisfechos con la gloria de Dios, reflejar la gloria de Dios, miramos para esta gloria y dijimos: “Creo que me gusta más mi imagen en el espejo que Dios, entonces voy a dedicar todo mi tiempo a mi perfeccionamiento, viviendo para mí mismo”. Esta es la esencia del pecado. Entonces, comprender la gloria de Dios como el objetivo de la creación, nos revela la seriedad de nuestro pecado. De hecho, si sigues la lectura de Romanos, hasta el capítulo 6: “Pues la paga del pecado es la muerte”, y esta muerte es eterna.

Entonces, te dejaré con la mala noticia de hoy. Yo sé que eso no es agradable, no nos gusta ir al trabajo o cuidar de nuestros negocios durante el día conviviendo con malas noticias, pero creo que usted puede percibir la solución para eso, porque Dios vendrá mañana; Pero, por ahora, vamos a ponderar a respecto de las diversas formas por las cuales hicimos ese cambio. Nosotros contemplamos la gloria de Dios – si vivimos de acuerdo con esta gloria y si amamos esta gloria – y entonces miramos para otras cosas y dijimos: “No, creo que prefiero otras cosas que la gloria de Dios”. Esa es la esencia del pecado, y ese es el motivo por el cual nosotros y el mundo estamos tan mal como estamos.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *