“La Gloria de Dios”. John Piper. Devocional nº 4: ¿Cómo es una vida rescatada?

¿Cómo es una vida rescatada?

(Transcripción)

          He aquí donde nos quedamos: Dios nos creó para su gloria, y por tanto, nuestro deber y destino es vivir para su gloria. Segundo día: todos nosotros fallamos, sin excepción. Amamos la gloria de los hombres más que la gloria de Dios. Tercer día: Dios hizo algo con respecto a eso. Él no nos descartó simplemente, sino que envió a su Hijo al mundo para llevar nuestras fallas en vivir para su gloria, o sea, nuestro pecado, y para vindicar su propia gloria.

           Y ahora, estamos en el cuarto día: ¿Cómo vives en vista de esa salvación? Tú confías en Él, tú confías en Él. Somos justificados por la fe, independientemente de las obras de la ley. Depositamos nuestra fe en Jesús, quitamos nuestros ojos de todas nuestras fallas en vivir para su gloria y decimos: “Jesús, tú eres mi única esperanza” y confiamos en Él. Y entonces, analizamos el ejemplo de Abraham en Romanos 4:20, que dice que él “no dudó ni fue incrédulo… sino que fue fortalecido en su fe, dando gloria a Dios”, y aprendemos que confiar en Jesús es glorificar a Dios. Cuando tú te apegas a alguien como tu única esperanza, muestras que él es fuerte y que tú eres débil, que él es rico y que tú eres pobre. Entonces, queremos que Dios sea exhibido como grandioso y queremos vivir para su gloria, y ahora sabemos que fue confiando en sus promesas que Abraham glorificó a Dios.

           Y una cosa más. Cuando tú preguntas: “¿qué significa confiar en él? ¿Qué está en el centro y en la esencia de la confianza?”. Y aquí está una parte crucial: confiar en Dios es verlo como glorioso y estar satisfecho en Él. Entonces, vamos para 2ª Corintios 3:18: “todos nosotros, mirando a cara descubierta, contemplando la gloria del Señor, … somos transformados de gloria en gloria”.

          Entonces, es así como tu vida empieza a ser transformada. Eso se llama santificación. Siendo así, confiamos en Jesús, es decir, vemos, nos apegamos y valorizamos su gloria, y poco a poco, nos tornamos parecidos con lo que valorizamos, parecidos con lo que adoramos. Y ver la gloria de Jesús en la cruz salvándote, ver la gloria de Dios en la obra de salvación y a través de la obra de salvación, empieza a transformarte en un tipo de persona que ama la gloria de Dios más que cualquier otra cosa. Y eso, por lo tanto, te llevará a cortar las raíces del pecado, y te mantendrá en un camino de amor y santidad.

         Entonces, terminaremos mañana con la consumación de todas las cosas para la gloria de Dios. Pero hoy, medita en la gloria del Señor, apégate a su gloria, valorízala, para que seas progresivamente conformado a su imagen

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *