“La Gloria de Dios”. John Piper. Devocional nº 5: La consumación de todas las cosas.

La consumación de todas las cosas.

(Transcripción)

Sea bienvenido al último día de nuestra serie de cinco días de devocionales sobre la gloria de Dios.

Vamos, entonces, a resumir lo que hablamos y después finalizar con algo realmente grandioso.

            Nosotros fuimos creados para la gloria de Dios y debemos vivir para su gloria, o sea, para hacerlo ver tan glorioso como Él realmente es. Segundo día: todos nosotros fallamos en hacer eso. Amamos la gloria de otras cosas, especialmente nuestra propia gloria, más de lo que amamos la gloria de Dios. Eso es llamado de pecado. Estamos en apuros. Tercer día: Dios no nos abandonó a nuestros problemas. Él envió a su Hijo al mundo, el objetivo de eso era vindicar su gloria al salvar personas que pisotearon su gloria. Es sobre eso que trata la cruz. Cuarto día: tú te conectas a eso solamente por la fe en Jesucristo. Y fe, según Romanos 4:20, es lo que glorifica a Dios, porque muestra que Él es digno de confianza, lo que nos trae al quinto día y a la consumación de todas las cosas.

            Dios tendrá éxito en el propósito para el cual Él creó al mundo. Habacuc 2:14: “La tierra se llenará del conocimiento de la gloria del Señor, como las aguas cubren el mar”. Toda injusticia, todo lo que desprecia a Dios, que ignora a Dios, que desdeña la gloria de Dios, será lanzado afuera en oscuridad eterna, y los únicos restantes serán aquellos que engrandecen la gloria de Dios. Pero hay más. Romanos 8 habla sobre la creación en sí. Romanos 8:18 dice: “Pero tengo por cierto que las aflicciones del tiempo presente no son compatibles con la gloria que en nosotros será revelada. La ardiente expectativa de la creación aguarda la revelación de los hijos de Dios. Pues ella fue sujetada a vanidad, no por su propia voluntad sino por causa del que la sujetó en la esperanza de que la creación será libertada de la esclavitud de corrupción en la que se encuentra”, y aquí viene, “para recibir o heredar la libertad de la gloria de los hijos de Dios”. Toda la creación, todo el universo, todos los planetas, todas las estrellas, recibirán la libertad de la gloria de los hijos-¡somos nosotros! La creación es secundaria. Los seres humanos creados a la imagen de Dios son primarios. Nosotros seremos glorificados y conformados perfectamente a Jesús, y entonces la creación, en clímax, será transformada en un lugar adecuado para nosotros- un nuevo cielo y una nueva tierra glorificados para los hijos, que ahora, son gloriosos. De acuerdo con Jesús en Mateo 13:43, tú brillarás como el sol en el reino del Padre. C.S. Lewis dijo que si no estuviéramos santificados, seríamos tentados a curvarnos y a adorarnos los unos a los otros en el cielo. Pero conoceremos mejor a nuestro Dios en aquellos días.

            Entonces, aquí está mi palabra de cierre: si tú estás intentando vivir para la gloria de Dios, y poquísimas personas están entusiasmadas con aquello para lo que estás viviendo, tú tienes una esperanza de que un día tu vida será vindicada y tú serás tragado en un nuevo cielo y una nueva tierra que te traerán alegría eterna y vindicación eterna. Entonces, no te desanimes de confiar en Jesús y de a cada día ser conformado a su gloriosa vida de amor.

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *